Cultivar y transmutar
la energía sexual en espiritual

Inicialmente, la energía sexual, que está interconectada con la energía interna del cuerpo, necesita incrementarse, profundizando a las técnicas que se enseñan en el arte de la postura y la respiración durante el cultivo físico. Al individuo se enseña cómo convertir su energía interna, llamada kundalini en sánscrito, en espiritual. Esta práctica fortalece los canales de energía del cuerpo y el cerebro. Luego, esta energía puede usarse físicamente, para aumentar la resistencia y otras habilidades físicas, o espiritualmente, para ensoñar, realizaciones conscientes internas y otras habilidades psíquicas.

En las relaciones sexuales con una pareja, la energía sexual se puede usar de manera efectiva de dos maneras diferentes: ya sea para concebir o unir los dos amantes por medio de la alquimia sexual y coordinarlos con el universo, aportando salud mental y bienestar.

Para practicar la alquimia erótica, es bueno que ambos amantes practiquen periódicamente el arte de la comunicación externa para crear armonía en su relación. También necesitan practicar el arte de proyectar energía psíquica extracorporal. Luego aprenden cómo convertir la energía sexual en espiritual y cómo circularla entre ellos.